in

En el Día Mundial del Suelo. El planeta tierra, es el hogar de todos y lo debemos cuidar como soporte de la vida.

Por: Jorge Ancizar Cabrera Reyes.

“No es indigno del hombre aceptar con naturalidad lo que es propio de la naturaleza”. Alexander Von Humboldt.

“Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible, tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza”. Principio 1 de la Declaración de Río, Brasil, en septiembre del año 1992.

La Conferencia de la FAO aprobó por unanimidad el Día Mundial del Suelo en junio de 2013 y solicitó su aprobación oficial en la 68 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas ONU en diciembre del mismo año 2013 y fue aprobada, para conmemorar el día 5 de diciembre de cada año, se comenzó a celebrar a partir del año 2014.

La Tierra es Sagrada y la conservación de los suelos es vital, teniéndose presente que el mismo juega un papel fundamental para el bienestar del Ser Humano impulsando el desarrollo, protegiendo los recursos naturales y el ecosistema para lograr la interacción hombre naturaleza, buscando protegerlo para las presentes y futuras generaciones con sustentabilidad y sostenibilidad, en la busqueda de un uso adecuado en la protección de los recursos naturales que son vitales para la seguridad alimentaria, y en virtud de estás aspiraciones prácticas se puede garantizar la supervivencia de la sociedad y la naturaleza.

Los suelos cada día se van deteriorando, por la constante contaminación y la actividad humana unido también, al cambio climático, a la erosión que atenta considerablemente con nuestros recursos hídricos, ambientales y ecológico, hay que evitar la destrucción o el agotamiento de los recursos no renovables esenciales para la vida humana y los daños irreversibles que pueden amenazar los equilibrios de la biosfera.

Elias Mendez, en su publicación “Planificación ambiental y desarrollo sostenible”, plantea: “La ordenación del territorio es un proceso planificado y una política de Estado, que se plantea el análisis de la estructura y dinámica socioterritorial, con el objeto de organizar y administrar de manera adecuada y racional la ocupación y uso del territorio, la localización de actividades económicas, la red de centros poblados y el equipamiento territorial en un todo armónico con las cualidades biogeofísicas. Implica, además, mitigar y prevenir los efectos adversos que provocan las actividades económicas y sociales, potenciar condiciones y cualidades de la oferta territorial, mediante acciones de intervención, para de esa manera contribuir a los objetivos de bienestar social de la población, del uso armonioso del territorio y el manejo adecuado de los recursos naturales”.

La Ley 99 de 1993 “por la cual se crea el Ministerio del Medio Ambiente, se reordena el Sector Público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables, se organiza el Sistema Nacional Ambiental, SINA, y se dictan otras disposiciones.”en su artículo 7, señala: “El Estado fomentará la incorporación de los costos ambientales y el uso de instrumentos económicos para la prevención, corrección y restauración del deterioro ambiental y para la conservación de los recursos naturales renovables”.

De ahí, que esta es una misión que tiene el Estado en el manejo del Ordenamiento Ambiental del territorio, como orientador de la planificación, diseño y uso ordenado del territorio, con el fin de garantizar racionalmente la explotación y su desarrollo sostenible.

El cambio climático nos afecta a todos, y los más vulnerables son los niños y niñas que viven en condiciones de pobreza extrema y por ello van a sufrir escalonadamente las consecuencias del calentamiento global.

Para concluir, hay que cuidar la biodiversidad, ya que con ello los Estados hacen una inversión importante y como función biológica entre el ambiente y las especies y la interacción de la humanidad con la naturaleza y madre tierra.

Anuncios

What do you think?