En un encuentro con líderes y propietarios de buses, se analizaron diferentes alternativas para aliviar la crisis económica de este sector.

El alcalde de Ibagué, Andrés Hurtado, lideró una mesa de concertación con representantes de empresas y propietarios de buses, para escuchar los argumentos que llevaron al gremio al cese de actividades.

En primer lugar, los voceros solicitaron nuevamente el incremento de cien pesos en la tarifa, lo que elevaría el costo a dos mil pesos por usuario; petición que fue negada por el gobierno local, teniendo en cuenta la difícil situación por la que pasan las familias ibaguereñas.

“En la reunión realizada el pasado 17 de junio, el gremio nos hizo la misma solicitud y el alcalde Andrés Hurtado fue claro en rechazar la misma, pensando en los ibaguereños que deben salir a buscar el sustento para sus familias diariamente”, sostuvo el secretario de movilidad, César Yáñez.

Además, el gremio solicitó el aumento en la capacidad transportadora para equilibrar los costos de operación durante la emergencia sanitaria. Es de recordar que actualmente el Ministerio del Transporte está evaluando si se sube el aforo en los medios de transporte masivo de todo el país.

“El gobierno nacional ha anunciado que viene realizando estudios en las diferentes ciudades del país, para definir si habilita o no el aumento del número de pasajeros en los buses, toda vez, que debe primar la salud de los colombianos”, dijo el funcionario.

Para concluir, el senador Miguel Ángel Barreto, quien acompañó la reunión, anunció que la bancada tolimense gestionará ante la presidencia de la república, la entrega de subsidios a transportadores de todo el país, como un apoyo ante la crisis generada por la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.