in

Toche, Tolima: el santuario de palma de cera más grande del planeta que empieza a captar la atención del turismo de naturaleza mundial

Este mismo año, los operadores turísticos de esta exuberante región, especialmente los jóvenes, empezarán a recibir formación en bilingüismo, luego de una visionaria petición que hiciera una de sus dirigentes comunales. La Ceja, considerado uno de los mejores lugares de avistamiento del bosque de palma de cera, ubicado en el antiguo Camino Real transitado hace más de 300 años, tendrá energía eléctrica.

“Los turistas extranjeros están llegando a Toche. Cada vez vienen más. Nos han visitado de Estados Unidos, Alemania, e incluso Brasil. Casi todos los fines de semana llegan. En Semana Santa vinieron muchos”. Las frases esperanzadoras son de Julia Cardona, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda Alto de Toche. Está ubicada a escasos kilómetros del centro poblado que lleva el mismo nombre, a una altura de 2.800 m s. n. m., en límites entre Ibagué y Cajamarca.

Los turistas extranjeros están llegando desde Salento en el Quindio. Hacen el recorrido en camperos tipo Jeep Willys en unas tres horas aproximadamente. Claro, que el tiempo del recorrido aquí es lo de menos porque a lo largo del trayecto, por el antiguo Camino Nacional, antes llamado Camino del Quindío, una trocha utilizada por más de 300 años para ir del Nuevo Reino de Granada al Virreinato del Perú, los visitantes se encuentran con el mayor bosque de palma de cera del planeta: Unos 600.000 individuos que crecen en este santuario de unas 4.500 hectáreas.

Doña Julia Cardona y su familia viven desde hace 19 años en Alto de Toche. Como la gran mayoría de las familias de esta región ubicada en la Cordillera de los Andes se dedican a la ganadería y la agricultura, principalmente, al cultivo de la arracacha y frijol. Hoy esas familias están viendo inmensas potencialidades en la nueva dinámica y oportunidad: el turismo de naturaleza. Es claro que los extranjeros están llegando hasta estos parajes distantes atraidos por la naturaleza, el avistamiento y la tranquilidad de una zona donde también escasea la comunicación celular por la misma topografía exuberante.

Por todo y por todo este santuario es fantástico. En 1801, el explorador alemán Alexander von Humboldt lo vio por primera vez, en 1801. Extasiado por la belleza de sus paisajes y por las palmas, que pueden crecer hasta 90 metros de altura y vivir 170 años, sólo atinó a decir: “Un bosque por encima del bosque”. El antiguo camino real también inspiró la ruta libertadora liderada por Simón Bolívar. Es revelador: En esta zona se concentra el mayor número de palmas de cera de Colombia y del mundo. Las plantaciones se dividen en fragmentos de bosque de hasta 80 hectáreas.

En el caserío de Toche viven, aproximadamente, unas 90 familias que han empezado a cambiar su vocación agropecuaria por la vocación turística. Saben que cada que vienen los extranjeros y los turistas nacionales hay que atenderlos bien y ofrecerles alternativas de alojamiento y gastronomía.

Doña Julia Cardona, una visionaria cajamarcuna, se atrevió a decirle a la gobernadora del Tolima, Adriana Matiz, que amén de las inversiones que tenía planeadas en vías, gas domiciliario y energía en esa región, también capacitara en inglés a los nuevos operadores turísticos de Toche; entre los cuales está ella; “porque también quieren enter y comunicarse mejor con los extranjeros”.

Al principio, la mandataria se sorprendió pero luego se comprometió y en la más reciente Mesa de Innovación para construir el Plan de Desarrollo le notificó a doña Julia que formará en bilinguismo a los habitantes de Toche; especialmente a las nuevas generaciones, como una herramienta eficaz para impulsar el turismo de naturaleza.

También, doña Julia y todas las 27 familias de la vereda la Ceja, ubicada en la mitad del recorrido entre Toche y Salento, recibieron la noticia que a más tardar en el mes de mayo próximo tendrán energía eléctrica en la totalidad de las fincas. Esta vereda, ubicada en el antiguo Camino Real empieza a posicionarse como la de mayor espectacularidad de sus paisajes y las paradas de contemplación y avistamiento allí son obligatorias. A propósito de esta carretera, la gobernadora Matiz también se comprometió a solicitarle a la RAP Eje Cafetero el mejoramiento vial como una de sus apuestas para que aumente la llegada de turistas a esta región.

Poco a poco, cada vez más, Colombia y el mundo están conociendo la reserva natural de palma de cera más grande del planeta que está en el Tolima. Muy cerca de allí está también el volcán Cerro Machín que también registra visitantes. Doña Julia Cardona y los habitantes de esta región de los Andes colombianos saben de las inmensas potencialidades que tienen por la llegada del turismo nacional y extranjero y se están preparando. También saben, de la gran responsabilidad que tienen de preservar este santuario al que se puede ir, contemplar e intervenir sólo con cámaras y celulares.

Anuncios

What do you think?