Mientras se realiza la remoción del material rocoso, el tránsito por el corredor que conecta esta zona con el Cañón del Combeima se encuentra con paso limitado a un solo carril.

Con el propósito de prevenir nuevos deslizamientos de tierra durante el periodo de lluvias, entidades de gestión del riesgo reanudaron las actividades de limpieza en el talud que queda entre el barrio Libertador y La vega.

El Batallón de Ingenieros Militares con apoyo del Cuerpo Oficial de Bomberos, efectúan la remoción del material rocoso que se ha esparcido en los últimos días. Además, las autoridades toman muestras del agua que se filtra desde la ladera de la montaña, para empezar con los trabajos que permitan mitigar el riesgo de manera permanente en la zona. 

A lo largo de estas actividades de remoción, la secretaría de movilidad ejecuta el cierre temporal del tránsito por un carril en la vía que se dirige hacia el Cañón del Combeima, para garantizar la seguridad de transeúntes y conductores.

“Lo que queremos es acelerar la caída del material suelto y así evitar que caiga sobre alguna persona, por eso, los agentes de tránsito estarán regulando la movilidad por el sector mientras adelantamos la limpieza” anunció el secretario de ambiente y gestión del riesgo, César Gutiérrez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.