El ex magistrado del tribunal administrativo de cundinamarca, fue judicializado por el delito de prevaricato por acción, por omisión y por cohecho propio, esto inicio desde el 2014, cuando la abogada Kelly Eslava Montes trabajaba para dicho político, y presuntamente favoreció la demanda contra el hospital militar y la superintendencia de sociedades, gerenandole al ex-magistrado unas dádivas, que fueron, un automóvil Mercedes benz y un apartamento en Mosquera (cundinamarca).

Luego del fallo de dichas entidades, se conoció que el hospital militar tuvo que pagar 25 mil millones de pesos, de los cuales Vargas, recibió el 25 % y la superintendencia de sociedades tuvo que pagar 506 millones de pesos a un particular y 29.890 millones de pesos a una sociedad agrícola. Cabe aclarar que en ese momento Eslava Montes fue asesora de los demandantes.

También en el año 2019 se le imputó el delito de Concierto para delinquir prevaricato y cohecho. En su momento se dieron a conocer las pruebas del falló Contra el hospital Ubaté de cundinamarca y la empresa de acueducto de Bogotá.

 

Por: Vanessa Ríos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.