El IBAL activó sus protocolos preventivos para enfrentar los efectos de la segunda temporada de lluvias del año, que según el IDEAM, irá hasta mediados de diciembre en la zona andina.

El plan de contingencia tiene como objetivo garantizar el buen funcionamiento de los sistemas de acueducto y alcantarillado, durante la temporada invernal. El personal operativo recorre la ciudad haciendo limpieza en sumideros, pasacalles, canales y pozos del sistema de alcantarillado, para que el agua lluvia pueda conducirse sin obstrucción hacia los puntos de desagüe.

Le puede interesar: Mas de 1000 emergencias atendidas en lo corrido del 2020

Algunas zonas críticas que están siendo atendidas son: la carrera Octava con calle 12; el sector del puente en el Sena y frente a Cortolima; La avenida 15 entre carreras Cuarta y Quinta; la carrera Octava entre calles 15 y 16 y la calle 60 sector Varsovia.

“El Plan de contingencia que tenemos para asegurar el servicio de agua potable desde la captación es el monitoreo constante a las fuentes abastecedoras, prestos al comportamiento de la naturaleza, por lo que va a ser imprescindible activar el plan de ahorro y uso eficiente del servicio.”, explicó el gerente encargado Jorge Elmer Díaz Morales.

 

 

Redactado por: Laura Marin Guerrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.