Reactivación económica, tema central en la asamblea Nacional de la ANDI

El desarrollo empresarial del país genera empleos, exportaciones y bienestar para la sociedad. En Asamblea de la ANDI, la vicepresidenta Marta Lucía Ramirez hizo hincapié en la importancia de la reactivación económica de Colombia, esto como un componente fundamental para generar oportunidades para las personas y tener una pronta recuperación pospandemia. En dicho encuentro, Ramirez expuso las cartas que se deben poner sobre la mesa para reactivar la economía en el país, proceso que se dará de la mano de los gremios.

“Necesitamos un sector empresarial seguro de sí mismo, orgulloso de lo que le aporta a este país, porque somos unos convencidos de que los países que salen adelante, que progresan, los que pueden mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos, son aquellos que estimulan ese desarrollo empresarial, pero no solamente de las grandes empresas, también de las medianas, de las pequeñas, porque es a través del desarrollo empresarial cómo se genera producto, riqueza, empleo, exportaciones; es decir, bienestar para la sociedad. Hay que reivindicar lo que significa el sector empresarial colombiano”, mencionó la vicepresidenta.

Te puede interesar: Universidad del Tolima lanza su nueva emisora

El sector empresarial debe tener una inminente reinvención de cara a los nuevos desafíos propuestos por el mercado, haciendo un énfasis en aquellos sectores generadores de empleo, como lo son: la infraestructura, el agro y la construcción, los cuales son parte del nuevo plan económico.  “Las decisiones que tomemos hoy tienen que ser válidas para que el aparato productivo colombiano continúe con una gran potencia y logremos lo que hemos dicho desde hace varios años: Colombia debe ser una potencia económica regional, de tamaño medio, porque tenemos ventajas para poder convertir a nuestro país en esa potencia, pero acá lo más importante es entender qué está pasando; cómo van a cambiar, no solamente los Gobiernos; cómo va a  cambiar el sector empresarial y cómo van a cambiar los consumidores” explicó Ramirez. Además, añadió: “Convertir el país en despensa de alimentos procesados para el mundo, todos los productos que podamos cultivar, los debemos procesar; además, tenemos un potencial enorme en la proteína animal que está aumentando la demanda en el mercado internacional de una manera significativa. También, una apuesta por la economía azul, somos uno de los pocos países bioceánicos que hemos subutilizado todo ese potencial, y en esa economía azul de los dos océanos, tenemos 10 ejes de crecimiento y de generación de empleo extraordinarios como la pesca, la industria del turismo, la industria de astilleros, la exploración costa afuera, todo lo que tiene que ver con la investigación a partir de la biodiversidad”

En relación con el turismo ecológico, Marta Lucía Ramirez dijo, “Debemos tener una política industrial de nueva generación, sacar el máximo provecho posible de esta diversificación del aparato productivo de Colombia, la cercanía al mercado de Estados Unidos, los acuerdos de libre comercio con los países del hemisferio y esa capacidad que tenemos de agregar valor y sofisticación a la producción industrial de Colombia”. Y se refirió al sector de servicios argumentando: “Por ejemplo, servicio de desarrollo de software, tenemos nosotros una gran cantidad de empresas y de jóvenes que están desarrollando en este momento sus empresas de Software; servicios médicos, de valor agregado en conocimiento, pero también servicios que, a través de la tecnología, se pueden exportar, como el diseño de ingeniería, de arquitectura, logrando ser más competitivos a nivel nacional e internacional.”

Por otro lado, manifestó que “las dificultades de hoy evidencian la urgencia de consolidar un modelo económico para la generación de empleo y el cierre de las brechas sociales en favor de mujeres vulnerables, empleos informales, jóvenes y población en condición de discapacidad”

Por último y referente al caso particular del agro, en el cual se vive con más fuerza la informalidad, señaló que se avanza hacía la tecnificación, con el fin de responder a los nuevos hábitos y demandas del mercado nacional y mundial. “La asociatividad de los campesinos es la que puede generar la clave de todo este cambio: asociarlos en un sistema de cooperativas, con los empresarios del campo, en proyectos industriales, eso puede hacer una diferencia grande, generando siempre esa cadena de valor” sostuvo Ramirez.

Con miras a estas metas, se ha venido trabajando a través de los pactos por el crecimiento, que se están reconfigurando para responder a los desafíos de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19, con una visión a largo plazo.

 

Redactado Por: Juan Pablo Patiño Obando

prensa@periodismoaldia.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.