Durante el toque de queda, se revisó que los protocolos de bioseguridad y el porte de salvoconductos por parte del personal transportador, se estuviera acatando de manera correcta.

La administración municipal realizó operativos de control a empresas domiciliaras para corroborar el cumplimiento de las medidas de aislamiento preventivo y los protocolos de bioseguridad.

Agentes de tránsito, policía metropolitana y personal de salud ubicados en seis puntos estratégicos de la ciudad, verificaron el uso de los elementos de protección y el porte de salvoconductos.

Se impusieron comparendos a 18 conductores de automóviles y 18 motocicletas, por burlar la restricción de pico y placa y no portar los documentos respectivos.

Carlos Portela, secretario de Gobierno, destacó que la mayoría del personal domiciliario cumple con los requisitos exigidos por la administración municipal y anunció que estos operativos continuarán de manera permanente.

“Hemos realizado estos operativos con frecuencia para verificar el cumplimiento de las medidas por parte de los trabajadores y la ciudadanía en general, para prevenir la propagación del Covid-19” indicó el funcionario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.