La red nacional de bibliotecas públicas se prepara para la apertura gradual.

La apertura será autorizada exclusivamente por las autoridades locales, y se llevará a cabo de manera gradual y por fases.

El protocolo de bioseguridad para el manejo y control del riesgo del coronavirus fue aprobado por el ministerio de salud y protección social para el funcionamiento de las bibliotecas.

La presidencia de la república amplió las excepciones a la limitación de la libre circulación de las personas en el marco del aislamiento preventivo obligatorio, incluyendo las bibliotecas en las actividades definidas para garantizar el derecho a la vida, a la salud en conexidad con la vida y la supervivencia.

El decreto viabiliza que los gobernadores y alcaldes puedan autorizar el derecho de circulación de las personas para hacer uso de estos servicios.

Para la apertura de las bibliotecas y la prestación presencial de sus servicios, se deberán tramitar el registro, las autorizaciones y verificación de los protocolos, de acuerdo con los procedimientos y entidades determinadas en cada municipio o ciudad.

En este sentido, desde la función de la Biblioteca Nacional de Colombia se elaboró un documento técnico de lineamientos para la apertura de las instalaciones y servicios presenciales de las bibliotecas públicas, en el que se establece una apertura gradual y por fases a partir del mes de junio de 2020.

Una vez la comunidad vuelva a sus actividades cotidianas, los bibliotecarios públicos del país deberán disponer los espacios de las bibliotecas públicas para que la comunidad recupere, transforme y dé valor a su vida en común: las personas, los lugares, las historias de vida y los problemas sociales que se hicieron evidentes en el marco del aislamiento preventivo, como una oportunidad para el reconocimiento colectivo en términos de solidaridad y empatía.

Deja una respuesta