El Dios del Cielo sigue hablando y la humanidad sigue sorda…