in

El Amor por los seres sintientes en la Policia Nacional

Así como esta historia, son cientos de historias de peluditos quienes hacen parte de los equipos de trabajos en las estaciones de Policía de los diferentes municipios que conforman la Policía Tolima.

Padua. En la subestación de Policía del corregimiento de Padua, en el municipio de Herveo, reside una historia conmovedora protagonizada por tres caninos de raza criolla: Manchas, Risas y Máximo. Abandonados y viviendo en las calles, fueron recogidos hace aproximadamente un año y medio, por los policías de esta localidad dichos peluditos.

Estos leales compañeros encontraron refugio y amistad entre los uniformados de la policía Tolima en esta población del norte del Tolima.

En la actualidad, estos tres fieles amigos suelen acompañar en sus patrullajes a los policiales, quienes los consideran parte integral de su equipo. Especialmente los patrulleros Jairo Andrés Guzmán Vásquez y John Anderson Vásquez Riveros, quienes, movidos por su amor hacia los animales, les brindan cuidado y afecto. Actuando como sus padrinos, se encargan de alimentarlos, bañarlos y proporcionarles medicamentos cuando lo necesitan.

Hoy en día, estos adorables caninos han sido oficialmente adoptados por la familia policial, demostrando que la conexión entre humanos y animales trasciende barreras.

A través de esta emotiva historia, la Policía Tolima hace un llamado a la comunidad para denunciar cualquier acto de maltrato animal al número de emergencia 123 o al cuadrante más cercano, garantizando la absoluta reserva de la información proporcionada.

Anuncios

What do you think?