Luego de un año marcado por los cambios y las dificultades ocasionadas por la pandemia, los arroceros del Tolima junto a la cosecha de arroz serán un símbolo de la reactivación económica del departamento. Junto al café, el arroz encabeza la producción agrícola del Tolima y la generación de utilidades y empleos directos en la región.

Hace un par de semanas, el arroz de la meseta del Tolima recibió la denominación de origen que lo convirtió en la única variedad en Colombia, y octava a nivel mundial, en obtener ese reconocimiento, por lo que las cosechas que iniciaron en el mes de Septiembre y que se prolongarán hasta Diciembre, vienen con una motivación adicional por parte de los Arroceros del Tolima.

La producción de este cereal en la región tiene una historia de más de 400 años, en los que las condiciones del terreno y las temperaturas se han unido para consolidar la relevancia del departamento en el mercado. Ibagué, Piedras y Alvarado son los municipios que conforman la meseta de Ibagué, pero a nivel departamental, el cultivo del arroz ocupa más de 110.000 hectáreas. Allí, entre los 500 y los 1.100 metros sobre el nivel del mar, se producen 10.000 hectáreas del arroz que obtuvo la denominación de origen por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio.

“La denominación de origen es un reconocimiento y acreditación que nos convierte en una marca protegida. Para los agricultores, esto implica que les reconocen el valor y la calidad del arroz que producen”, asegura Carlos José Homez, gerente de la Cooperativa Serviarroz.

Entre las empresas aliadas a la reapertura del mercado está Serviarroz, la asociación de arroceros y productores agrícolas y pecuarios más grande del Tolima, que también lidera un proceso de expansión para entrar a competir en nuevos mercados locales y nacionales. En ese objetivo, trabaja de la mano de Comfinagro S.A., sociedad comisionista miembro de la Bolsa Mercantil de Colombia.

“En el desarrollo de este convenio, acompañamos a todos los asociados de la cooperativa Serviarroz que deseen beneficiarse de incentivos a la comercialización otorgados a través del Ministerio de Agricultura, y los apoyamos en las operaciones de registro”, explica Carlos Mauricio Torres, director de solución financiera de Comfinagro S.A.

Los arroceros del Tolima, de la mano de Comfinagro, han encontrado facilidades para acceder a incentivos y alternativas para el almacenamiento de excedentes de cosechas.

Al recibir la denominación de origen, Serviarroz tiene el manejo de la primera variedad con este reconocimiento en el país. Italia, España, Macedonia, México y Brasil también hacen parte del selecto grupo de países que cuentan con la misma distinción.

Para los arroceros y productores de otros cereales, así como para los ganaderos vinculados a Serviarroz, esta alianza representa beneficios, así lo señala Carlos José Homez, “les permite a los productores manejar la retención en la fuente al registrar sus facturas. Cuando se registran facturas, la retención en la fuente no se practica, permitiendo un manejo de liquidez importante”. Además, los cerca de 80 asociados de Serviarroz cuentan con una alternativa confiable para la realización de sus transacciones de forma segura en el mercado.

 

Redactado por: Nicole Homez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.